EL CONVENIO OIT SOBRE TRABAJO MARITIMO 2006 (MLC 2006) VERSUS TRABAJADORES DE BUQUES DE PESCA

DSC03484

Buque pesquero abandonado
Buque pesquero abandonado

¿Para cuándo la protección internacional (y específicamente el derecho a la repatriación) a los pescadores extranjeros abandonados en puerto?

Sabido es que el Convenio sobre el trabajo Marítimo (CTM, sus siglas en ingles MLC 2006) de la OIT (Organización Internacional del Trabajo) entró formalmente en vigor el pasado día 20 de Agosto de 2013. (Instrumento de Ratificación del Convenio, BOE 22/01/2013). Este convenio sustituyó a 37 convenios marítimos de la OIT que regulaban de forma dispersa numeras regulaciones sobre el trabajo en el mar.

En lo que en este articulo quiero destacar, dicho Convenio regula -amplia y generosamente- los derechos y obligaciones de repatriación de los marineros, ( “gentes de mar”) tanto por parte del armador como de responsabilidad del estado de la bandera del buque e incluso, de los compromisos que asume estado del puerto de arribada en caso de abandono en puerto distinto de que fue el de su embarque.
Dos son los artículos del Convenio que deseo destacar por su implicación directa en las labores que viene desarrollando  la ONG Stella Maris en nuestro puerto; el primero dentro de la llamada parte “A” del convenio (de obligado cumplimiento para los firmantes) y otro dentro de la parte “B” facultativo (Según el propio convenio: <<los Miembros darán debida consideración al cumplimiento de sus responsabilidades en la forma prevista en la parte B del Código.>> (sic)
Estos artículos son los referidos a las obligaciones de repatriación de los marinos –excluidos lamentablemente por ahora, los miembros de los buques pesqueros (a la que luego me referiré) :

La Norma A 2.5 ( de obligado cumplimiento por los países miembros)

<<Repatriación:
1.Todo Miembro deberá velar por que la gente de mar que trabaje en buques que enarbolen su pabellón tenga derecho a ser repatriada en las circunstancias siguientes:
a) cuando el acuerdo de empleo de la gente de mar expire mientras ésta se encuentre en el extranjero;
b) cuando pongan término al acuerdo de empleo de la gente de mar:
i) el armador, o
ii) la gente de mar, por causas justificadas, y

c) cuando la gente de mar no pueda seguir desempeñando sus funciones en el marco del acuerdo de empleo que haya suscrito o no pueda esperarse que las cumpla en circunstancias específicas. >>
…….
<<5. Si un armador no toma las disposiciones necesarias para la repatriación de la gente de mar que tenga derecho a ella o no sufraga el costo de la misma:
a) la autoridad competente del Miembro cuyo pabellón enarbole el buque organizará la repatriación de la gente de mar interesada; en caso de no hacerlo, el Estado de cuyo territorio deba ser repatriada la gente de mar o el Estado del cual sea nacional la gente de mar podrá organizar la repatriación y recuperar su costo del Miembro cuyo pabellón enarbole el buque;
b) el Miembro cuyo pabellón enarbole el buque podrá recuperar del armador los gastos ocasionados por la repatriación de la gente de mar, y
c) los gastos de repatriación no correrán en ningún caso a cargo de la gente de mar, salvo en las condiciones estipuladas en el párrafo 3 de la presente norma>>

Por su parte la Pauta B 2.5.2 (a la que los miembros firmantes se obligan a “dar la debida consideración”) dispone:

<<Aplicación por los Miembros:

1. Debería prestarse la máxima asistencia práctica posible a todo marino abandonado en un puerto extranjero, en espera de su repatriación, y en caso de demora en la repatriación del marino, la autoridad competente del puerto extranjero debería velar por que se informe de ello inmediatamente al representante consular o local del Estado cuyo pabellón enarbola el buque y del Estado del cual el marino es nacional o residente, según proceda.

2. Todo Miembro debería garantizar, en particular, que se adopten medidas apropiadas para:
a) la repatriación de la gente de mar empleada en un buque que enarbole el pabellón
de un país extranjero, y que haya sido desembarcada en un puerto extranjero por razones ajenas a su voluntad:
i)al puerto en el que fue contratada;
ii)a un puerto del Estado de la nacionalidad o del Estado de residencia de la gente
de mar, según proceda, o
iii)a otro puerto convenido entre la gente de mar interesada y el capitán o el
armador, con la aprobación de la autoridad competente o con arreglo a otras

b) la atención médica y la manutención de la gente de mar empleada en un buque que enarbole su pabellón, y que haya sido desembarcada en un puerto extranjero a causa de una enfermedad o una lesión sufrida mientras prestaba servicio en el buque, no imputable a una falta intencionada del interesado. >>

Sin embargo, y como adelantamos en el titulo de este articulo, éste Convenio se cuida en su prolegómenos (Artículo II: definiciones y ámbito) de excluir de su ámbito de aplicación, los buques dedicados a la pesca u otras actividades similares, dejando a los estados miembros resolver si el presente Convenio debe ser aplicable a un determinado colectivo o una categoría particular de buques.
El reino de España  (Ministerio de Fomento) en aplicación de dicha habilitación (art II punto 3 y 5) ha precisado/definido <<para evitar controversias>> el ámbito de aplicación del Convenio de Internacional del Trabajo en el Mar en lo referente tanto al término Gente del Mar o Marino, (excluyéndose de dicho termino; los trabajados portuarios y estibadores, prácticos de puerto, inspectores de buques, talleres de reparación y equipos de reparación, mantenimiento o limpieza) como al tipo de buques aplicables, siendo así que se excluyen, entre otros, (tales como buques de recreo lista 6ª y 7ª, de guerra y unidades y adscritos a los cuerpos y Fuerza de seguridad) los buques de pesca.
Excluido los buques de pesca de la protección que dispensa dicho Convenio, ¿qué les queda en lo que respecta a su protección laboral del derecho a la repatriación a nivel del derecho convencional?
La respuesta podría venir de la aprobación/ratificación del Convenio 188 de la OIT sobre el Trabajo de la Pesca, que si bien no la amplitud y ambición del CTM 2007, sí reconoce el derecho a la repatriación y la obligación de los estados miembros de velar por su cumplimiento, el cual no ha entrado en vigor por falta de ratificaciones.
Por lo que se refiere a España, el Grupo Parlamentario formado por IU, ICV-EUIA, CHA (La Izquierda Plural) ha suscrito con fecha 9 de mayo de 2014 una proposición no de ley para para la ratificación del Convenio número 188 de la OIT sobre el trabajo en la pesca, (Boletín oficial del Congreso de 20/05/2014 nº461, pag. 57) que la fundamentan, entre otras consideraciones, en que;

<<El Convenio sobre el trabajo en la pesca, 2007 (número 188) es el punto de partida para establecer unas mínimas condiciones de trabajo y de vida para los más de 36 millones de trabajadores del sector en relación a su seguridad y salud en el trabajo: atención médica a bordo y en tierra, horarios regulados de trabajo para evitar la fatiga, contratos por escrito, remuneraciones periódicas, derecho a repatriación, seguridad social, etc., en definitiva, promover una serie de derechos, mínimos, pero ajenos a estos trabajadores en pleno siglo XXI.>> (sic)

Añadir por ultimo que ya en el año 2010, el Consejo de la Unión Europea, emitió un dictamen autorizando la ratificación del citado convenio.

Veremos qué recorrido tiene …

*Para ser publicado en en boletin Destellos ( Apostolado del Mar. Stella Maris Islas Canarias )Nov 2014